Muchas empresas todavía siguen teniendo dudas sobre cómo les afectará la transformación digital. Saben que es importante integrar el mundo tecnológico en su negocio, pero no por donde comenzar este proceso de integración. Lo que trae como consecuencia que les cueste dar el paso. Temen, sobretodo, equivocarse y que, en consecuencia, sea perjudicial para el futuro de la empresa.

Una investigación publicada por Territorio Creativo y The London School of Economics, afirmaba que la mitad de las empresas españolas no estaban listas para abordar proyectos de transformación digital por no tener una hoja de ruta clara, por las dificultades que le veían o por el desconocimiento del impacto real que supone este cambio para el negocio.

Nuestro consejo GreenByte: no cedáis a estas dudas, la transformación digital es un paso necesario que cuanto antes se empiece a dar, mejor, porque más lejos llegaremos seguro.

Es cierto que integrar la tecnología en el negocio requiere un cierto análisis de situación para conocer de dónde partimos, la definición de una estrategia que nos ayude a enfocarnos en un objetivo y, a veces, una pequeña (o grande) inversión económica para poder ponernos en marcha. Para los que ya tenéis una empresa, nada de esto supone una barrera porque las ganas de crecer son lo más importante y ese requisito, estamos seguro, ya lo tenéis incorporado.

Las empresas ‘tradicionales’ ya tienen un camino recorrido, solo necesitan proyectar ese recorrido a otro entorno y aprender a apoyarse en otras herramientas que le permitan pasar de ‘tradicional’ a ‘digital’. Y, con este paso, ir incorporando nuevos modelos de negocio, mejorías en la relación de clientes, implementación de nuevas técnicas de captación de clientes, ahorros sustanciales gracias a la automatización y optimización de procesos, y mayor notoriedad al ampliar el campo de acción.

Para animarles a dar el paso, a las que todavía estáis dudando, hoy queremos contarles algunos ejemplos de empresas tradicionales que se están adaptando a los nuevos tiempos, integrando la digitalización en sus procesos.

 

Garmin

A pesar de la concepción por parte del usuario de contemplar esta compañía norteamericana especializada en gadgets y wearables como una empresa digital, es todo lo contrario. Sus orígenes son los de un negocio tradicional. Su modelo de negocio era parecido al de un fabricante de electrodomésticos: producción, expedición, envío y recepción por parte del cliente mediante el mismo canal de distribución durante años. Sin embargo, en la actualidad es un ejemplo claro de transformación digital gracias a la inversión en su modelo de negocio y digitalización de su plataforma online. Además, ha creado nuevos modelos de negocio gracias a suscripciones de pago con características premium, lo que abre la puerta a renovaciones y nuevas formas de recaudación.

 

Correos

Esta empresa pública que acumula más de 300 años de historia ha cambiado sus costumbres para adaptarse al mundo digital. Bajo su sello e-Correos intenta retener clientes y transformar sus servicios ofreciendo un producto original, alineado con su razón de ser, que consiste en un almacén digital para que los usuarios guarden en la nube sus correos y cartas. Además, está invirtiendo en un sistema propio de digitalización de documentos para garantizar el envío con unas mayores calidad y seguridad.

 

Telefónica

La operadora española está invirtiendo ingentes cantidades de dinero en nuevos modelos de negocio, como la creación de contenidos, y aumentando su oferta digital y presencia en la televisión gracias a emisoras como Canal #0. Este aumento de contenidos se ha reforzado con medidas de ciberseguridad para evitar el acceso a sus canales de pago. A estas iniciativas se añade la constante investigando en nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas y Big Data para la exploración de nuevos modelos de negocio y la ampliación del negocio; como, por ejemplo: las ciudades inteligentes.

 

Santander

Uno de los bancos más grandes de España y más importantes a nivel europeo está dando el salto definitivo a la digitalización para llegar en 2018 a 30 millones de clientes digitales. Para ello, el gigante bancario está reforzando todavía más sus medidas de ciberseguridad en sus aplicaciones a la hora de realizar transacciones online. La política del banco ahora mismo -como también la de otros grandes bancos a nivel global- es desarrollar herramientas propias de la nueva banca y el entorno ‘fintech’ (finanzas y tecnología) y apostar por la tecnología en los nuevos canales digitales.

 

Estas empresas, y otras que tantas más que se van sumando cada día a la transformación digital, no lo hacen por simple moda. Lo hacen porque la alta competitividad empresarial obliga a estar a la última en materia tecnológica para ser referencia en el mercado, marcar tendencia y poder sobrevivir. Muchos podréis pensar que estás empresas son grandes y por eso pueden abordar estos cambios tecnológicos. Nada más alejado de la realidad, puede ser que cuenten con más presupuesto, pero implementar cambios en grandes empresas es mucho más complicado de lo que podríamos imaginar.

Para triunfar en este mundo globalizado y cambiante, y en el que el uso correcto de la tecnología determina el éxito o fracaso, se debe estar preparado para evolucionar de forma rápida y eficaz. En la actualidad es imprescindible para los negocios, sin importar el tipo y la dimensión, entender la importancia del impacto digital en su desarrollo, sus ventas y su futuro… y comenzar a actuar.

Una de las últimas publicaciones del Instituto de Economía Digital Icemd afirmaba que solo el 19% de las compañías españolas tiene un índice de competencia digital alto. No os conocemos a todos, pero sí estamos seguro de que lado de la balanza preferís estar. En GreenByte acompañamos a las empresas a dar el paso hacia la transformación digital, ayudándoles a solventar dudas, a planificar su estrategia y a desarrollarla paso a paso de forma acertada y con seguridad. Llámanos, nos encantará acompañarte en el camino.

 

Comparte!

Comparte este post con tus amigos!