Vivimos en un proceso de cambio continuo, donde la innovación disruptiva introduce constantes novedades que alteran y modifican nuestra manera de interrelacionarnos, trabajar, comprar. En resumen… que cambian nuestra manera de vivir. La causa de estos cambios, una larga lista de soluciones innovadoras a la que, según la directora general de Google España y Portugal, Fuencisla Clemares, se suma en esta década “la inteligencia artificial (IA), la tecnología más revolucionaria”.

Hace unos años era parte de la ciencia ficción y solo podíamos recrearlos a través de libros o películas. Hoy en día la situación ha cambiado, la inteligencia artificial se ha ido insertando en nuestras vidas de diversas formas y, aunque en la mayoría de las ocasiones no seamos ni conscientes, nos relacionamos diariamente con programas inteligentes.

Un cambio sin precedentes

La mayoría de expertos coinciden en que el desarrollo de la inteligencia artificial es el mayor reto tecnológico de la historia y, además, pronostican que gestará una nueva generación de robots autónomos capaces de atender nuestras necesidades y aprender de forma independiente, sin mediación humana.

Si antes los robots eran solo ejecutores, con la introducción del machine learning tendremos una generación de máquinas capaces de procesar datos, aprender de ellos y optimizar los resultados. Una nueva perspectiva que permitirá obtener resultados extraordinarios allá donde se aplique.

Ningún sector podrá escapar de esta tendencia, ya lo mencionamos en nuestro pasado post La Transformación Digital en la empresa: lo que debes saber. Será vital en ámbitos como el gran consumo donde los llamados ‘asistentes virtuales’ estarán a nuestra disposición para hacernos la vida más fácil. Reconocerán nuestra voz a partir de nuestra huella vocal única, ahorrándonos un tedioso proceso de identificación basado en códigos de clientes, pines, números de identificación. Estos asistentes, que ya algunas compañías están comenzando a aplicar, son capaces de responder nuestras preguntas de forma autónoma.

Un ejemplo de ello son los asistentes virtuales plurilingües Emma y Ethan que Shell ha puesto en marcha para brindar información técnica a los clientes sobre sus productos lubricantes. La compañía señala que con estos robots se ha reducido un 40% la interacción con su call center y el cumplimiento de las expectativas del consumidor ha alcanzado un 99%.

También el sector automovilístico se revolucionará con los coches autónomos. Estos vehículos sin conductor tomarán decisiones a partir de la información que recaben a través de sus cámaras, sensores, radares y GPS. Al no contar con un conductor, será el propio coche, una inteligencia artificial, el que procese la información y decida la maniobra que debe ejecutar.

La inteligencia artificial también tendrá un fuerte efecto en el ámbito de la salud. De hecho, ya existen algoritmos que analizan patrones médicos para diagnosticar de forma temprana algunas enfermedades de alto costo, permitiendo, con su implementación, mejorar la atención de los pacientes a la vez que reduce los gastos de los tratamientos.

También en la Bolsa ya se aplica la inteligencia artificial para identificar patrones en los movimientos bursátiles. Un hecho que permite a los Fondos de Inversión obtener el mayor beneficio posible en las acciones que realiza diariamente.

Podríamos citar un sinfín de sectores o procesos donde la inteligencia artificial está ya presente; pero lo que queda claro, es que ya sea con asistentes personales, coches autónomos, algoritmos de detección de enfermedades o de movimientos bursátiles, el machine learning se ha colado en nuestras vidas de forma permanente.

Un mercado en pleno crecimiento

De esta revolución tecnológica no se escapa nadie. El desarrollo de la inteligencia artificial está en pleno auge y nadie quiere perderse sus beneficios. Por eso, la mayoría de las empresas apuestan por insertarlas en sus procesos para hacer crecer sus negocios ya sea aumentando el rendimiento de sus empleados, incrementando ventas, mejorando la atención al cliente u optimizando sus procesos y cadena de suministros.

Si en el 2016 el 38% de las empresas utilizaban ya inteligencia, según un informe elaborado por Narrative Science para el 2018 el porcentaje se elevará hasta 62%.  Además, otro estudio, este de IDC, ha estimado que la inversión en inteligencia artificial en 2020 será de 47 billones de dólares. Lo que supone un salto exponencial teniendo en cuenta que en 2016 la inversión fue solo de 8 billones de dólares.

En este crecimiento hay que resaltar la competencia que tienen las grandes tecnológicas por liderar los procesos de Inteligencia Artificial. Tanto Google como Apple, Facebook, Amazon o Facebook invierten millones para desarrollar productos que acerquen a sus usuarios a los robots.

Contrario a la inversión que realizan estas empresas, una reciente investigación elaborada por The Boston Consulting Group asegura que actualmente solo el 23% de las compañías entrevistadas (más de 3.000 a nivel global) han incorporado esta tecnología en algunos de sus procesos. Lo que muestra que existe mucha disparidad en la adopción de la inteligencia artificial.

Fuente: Reshaping Business with Artificial Intelligence, BCG

No obstante, según la propia investigación, más del 80% de las empresas ve la inteligencia artificial como una oportunidad estratégica y, como muestra el gráfico a continuación, esperan que les permitan ser más competitivo y desarrollar nuevos negocios.

Fuente: Reshaping Business with Artificial Intelligence, BCG

Un camino sin retorno

Definitivamente la inteligencia artificial cambiará nuestras vidas, tanto en el ámbito personal como en el laboral.  Muchos pensáis que no estamos preparados para estos cambios. No obstante, si lo pensáis bien, tampoco lo estábamos para Internet ni para casi ningún proceso disruptivo que hemos ido viviendo a lo largo de la historia.

La presencia de robots será la tecnología más importante del 2018 y marcará nuestros próximos años. Ante este desarrollo exponencial, debemos ser capaces de integrarlos para que sume y facilite nuestras vidas.

Comparte!

Comparte este post con tus amigos!