Actualmente existen una gran multitud de aplicaciones y servicios web que nos permiten aumentar nuestra productividad y mejorar el empleo que hacemos de nuestro tiempo. En la última entrada de nuestro blog, Aplicaciones móviles y productividad: una relación win-win, os contamos sobre las que más usamos en GreenByte y nuestra experiencia con ellas. El problema, seguro que os habéis dado cuenta, es que cada una de estas aplicaciones está aislada y es independiente del resto. Para mejorar la productividad lo ideal sería que cada uno de estos servicios pudieran compartir información entre ellas y trabajaran como si fuesen una sola. ¿A qué os lo habéis preguntado alguna vez?

 

Para responder a nuestras demandas nace Zapier, una aplicación que nos posibilita encajar todas las piezas, de forma que nos permita multiplicar su valor y optimizar el proceso de gestión de otras aplicaciones.

 

Su funcionamiento general es bastante sencillo, cuando generamos una acción (evento) en una aplicación, zapier lo captura y desencadena otra acción en otra aplicación. Un proceso que recibe el nombre de zap.

 

Orígenes y eventos = Destino y acciones

 

Orígenes y eventos

Los orígenes son las aplicaciones que desencadenarán la ejecución del zap por la activación de una acción o evento. No todas las aplicaciones son capaces de generar estos eventos. Algunas que sí lo hacen son, por ejemplo, Gmail, Trello, Salesforce, Twitter, Facebook, etc.

 

Después de elegir la aplicación que pondrá en ejecución el zap, hay que decidir qué evento es el que queremos capturar. Dependiendo de la aplicación que hayamos elegido como desencadenador, será posible seleccionar unos eventos u otros. Por ejemplo, en caso de seleccionar Gmail, un evento puede ser que llegue un correo a una determinada cuenta. En caso de Twitter, un evento puede ser la publicación de un nuevo tweet.

 

Destino y acciones

A continuación, queda seleccionar la aplicación sobre la que queremos actuar. Al igual que ocurría con los orígenes, no todas las aplicaciones pueden recibir acciones. Algunas de las que sí pueden son, LinkedIn, Facebook, Trello, Evernote, etc. Igualmente, la elección de la aplicación de destino nos marcará las acciones que tenemos disponibles. Si elegimos LinkedIn, podremos publicar un artículo, si elegimos Evernote podremos crear una nueva nota, etc.

 

Con un poco de imaginación, y teniendo claro el flujo de trabajo que queremos crear, seguro que se os ocurren muchas formas de automatizarlo y sacar más provecho a vuestro tiempo, ya que las posibilidades que nos ofrece Zapier son muy amplias, siendo incluso posible encadenar unos Zaps con otros. Por ejemplo, un Zap se ejecutaría cuando publiques un nuevo post en tu blog, publicándolo automáticamente  en Facebook, y a su vez, otro Zap se ejecutaría al publicar en Facebook y lo publicaría en LinkedIn, etc.

 

Algunas de las tareas que podemos mejorar claramente con Zapier son las siguientes:

  • Toma y revisión de notas.
  • Manejo de tareas.
  • Gestionar el tiempo.
  • Mejorar la comunicación entre equipos.

 

Si quieres obtener más detalles e ideas, puedes consultar el propio blog de Zapier. También podéis encontrar todas las aplicaciones que soporta en su Zapbook, un sitio que os aconsejamos que reviséis de vez en cuando, ya que se añaden nuevas aplicaciones continuamente.

 

Os animamos a que probéis la aplicación. Es de pago, pero nos permite crear hasta 5 zaps de forma gratuita, por lo que no te costará nada darle una oportunidad y ver si te resulta útil.

 

Por último, recordaros, que si tenéis necesidad de integrar alguna aplicación que no es soportada por Zapier, podéis poneros en contacto con nosotros. Desde GreenByte tenemos una amplia experiencia en todo tipo de integraciones software y podemos asesoraros de la mejor opción sin ningún compromiso.

Comparte!

Comparte este post con tus amigos!