Llega septiembre y con él retomamos nuestras actividades cotidianas. Desde GreenByte esperamos que hayáis tenido un buen descanso y os recibimos con muchas ganas y temas interesantes a comentar. Nuestras baterías (y espero que las vuestras también) están totalmente cargadas y os animamos a seguirnos, compartir vuestros puntos de vistas y estar al día de los avances que nos trae el mundo tecnológico para poder incorporarlos en nuestra gestión empresarial.

 

Hoy queremos comentar sobre una de las claves empresariales del futuro inmediato: la seguridad de la información. Un asunto de vital importancia para todas las compañías, sin importar su tamaño, y que necesita de acciones precisas para lograr un verdadero control de la información y garantizar un aumento real de la seguridad, fiabilidad y privacidad de los datos, tanto de la empresa como de nuestros clientes y consumidores.

 

Con la llegada del Big Data la mayoría de las grandes corporaciones ya se han actualizado, enfocadas al análisis de datos porque permite multiplicar sus beneficios. Se vuelve, por tanto, imprescindible la transformación digital en las empresas que miran al mañana y, en este sentido, la seguridad es un tema prioritario.

 

Cada día más empresas realizan una digitalización incompleta o demasiado lenta y se convierten en compañías vulnerables. Una transformación precaria resulta muy costosa para la empresa a corto plazo. El nuevo consumidor es virtual y busca, comparte, se informa y realiza su consumo a través de Internet, por lo que debe sentirse seguro en todo el proceso que realice, ya sea de compra o relación. Además, cualquier empresa debe tener en cuenta las exigencias ya conocidas de la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y la LSSICE (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Correo Electrónico).

 

La ciberseguridad es un ámbito desconocido para muchas empresas, sobretodo pymes, y, sin embargo se trata de una de las piezas claves de esta transformación digital en la que estamos inmersos. Muchas empresas pequeñas piensan que por su propia dimensión, es un asunto que no deben tratar con urgencia. Creen que su información es menos importante y que sus cuentas de facturación no son atractivas. Nada más alejado de la realidad. Las pymes reciben muchos más ataques cibernéticos porque al invertir menos en su seguridad, están menos protegidas, y se convierten en el blanco perfecto. De hecho, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) pronosticó para este año alrededor de 100.000 ciberataques, el 70% de ellas dirigidos a Pymes.

 

Hoy en día se pueden encontrar con cierta facilidad nuevas empresas dedicadas a ayudar a las compañías con su salto a la digitalización. No obstante, no hay que dejar una empresa en manos de cualquiera y vale la pena confiar en firmas como GreenByte, cuya principal misión es ayudar a las empresas ser más productivo mediante el empleo de avanzadas soluciones de IT, de manera que puedas centrarte en el desarrollo de tu negocio de forma segura.

 

Un proceso a beneficio de la empresa

La transformación digital es un proyecto por fases, dependiendo del sector y volumen de la empresa. Se aplica principalmente a través de la explotación de recursos que la empresa normalmente ya posee, como dispositivos informáticos y móviles, lo que permite aumentar exponencialmente la seguridad de la información, la eficacia, el acceso a los proyectos, el trabajo en común y la aplicación de las tecnologías ITILCon una inversión mínima, por tanto, se obtiene un rendimiento máximo, siempre que sea realizada por profesionales del sector. Es necesario tener en cuenta que hoy día, en que nos conectamos desde varios dispositivos y desde diversos sitios, estamos constantemente exponiendo nuestra información. Para poder trabajar y desarrollar nuestro negocio sin preocupaciones, debemos implantar los sistemas de seguridad adecuados.

 

Cualquier negocio con una perspectiva de crecimiento a corto plazo está (o debe estar ya) repensando sus estrategias en base a los nuevos modelos de negocio que plantea la cuarta revolución industrial. Y este proceso de digitalización, es obvio, afecta a todos los departamentos: el marketing, la comunicación con los proveedores, los pedidos a los almacenes, el control de las filiales, la contabilidad, etc, y en consecuencia, tener en cuenta la seguridad de sus datos es fundamental.

 

Las posibilidades actuales de almacenamiento de datos en la nube, el software personalizado y las aplicaciones web permiten a las empresas reducir costes de forma muy notable en dispositivos físicos y estancias, que se convierten en móviles. Hoy una empresa bien digitalizada puede acceder a la misma información en cualquier momento y lugar. Es la globalización de los negocios. La transformación digital facilita y mejora la gestión de las empresas pero, para poder acceder a la información desde cualquier sitio, debemos tener de base un entorno seguro. Solo así aprovecharemos al máximo las ventajas de estos nuevos modelos y podremos enfocarnos en lo importante: hacer crecer nuestro negocio.

 

Un mundo globalizado

Todos los medios ya están hablando de la nueva era digital, como resultado del progreso tecnológico de las grandes corporaciones, una necesidad que no viene impuesta por las TIC, sino a petición de los propios empresarios. Incluso, se muestran preocupados por la falta de interés de las PYMES españolas por la transformación digital. Es necesario ponerse al día ya que en este mundo globalizado, la cuota de mercado está siendo invadida por corporaciones tecnológicamente muy fuertes y las pymes no deben quedarse atrás.

 

No obstante, no se debe confundir la transformación digital con la aparición en la web o en las redes sociales, es un proceso que va mucho más allá y para el que es necesario conocer sobre las herramientas y estrategias empresariales del mañana. El e-business ha llegado para quedarse, es la clave de la nueva y futura economía global y la decisión inteligente es subir a ese tren con las mayores garantías.

Comparte!

Comparte este post con tus amigos!