Aunque este año, el Foro Davos – encuentro en el que los grandes líderes empresariales, políticos y sociales a nivel mundial se dan cita para analizar y proponer soluciones a los problemas mundiales- ha estado centrado en el liderazgo sostenible, entre sus salas ha habido espacio para debatir también sobre la Cuarta Revolución Industrial, un término acuñado por el propio Foro en 2016 que, como afirmaba su presidente, Klaus Schwab “no solo va a cambiar cómo hacemos las cosas” sino que también “nos va a cambiar a nosotros mismos”.

Más de una decena de intervenciones han analizado los aspectos que rodearán la Transformación Digital, un fenómeno que ha llegado para quedarse y que requiere de especial atención debido a la rapidez con que avanza y a la velocidad con que cambia procesos y actuaciones del entorno empresarial y social.

 

La implantación de los robots

Uno de los temas más analizados ha sido la automatización. Bajo el tema Jobs and The Fourth Industrial Revolution los expertos debatieron sobre este fenómeno que, a pesar de que algunos teman su impacto en los mercados de trabajo, generará la creación de otros nuevos puestos laborales.

Según las estimaciones, en 2020 los robots y la tecnología afectarán a cinco millones de puestos de trabajo. Un hecho previsible si miramos las soluciones tecnológicas que se están implementado ya en el sector industrial y para las que se necesitan personas más especializadas. A este proceso se suman los drones, las impresoras 3D y la nanotecnología, una cadena de innovaciones que junto a la robótica han estado presentes en Davos mientras se analizaba el mundo empresarial del futuro y la estrategia a seguir para que todos podamos formar parte de él.

 

Nuevo enfoque, nuevos trabajos

La gestión empresarial de la economía en la revolución industrial 4.0 será muy distinta a la que hemos conocido hasta ahora. Un proceso que será progresivo y que modificará sectores completos. Pero, como explica el propio Klaus en el informe Future of Jobs, no es necesario competir con la revolución tecnológica, no estamos ante una lucha con las máquinas sino más bien ante una oportunidad de trabajo y, en este sentido, es necesario actuar rápido, de forma consciente y con responsabilidad para conducir a nuestros negocios y a la comunidades a través de este momento transformativo.

Como hemos comentado, no estamos ante un riesgo sino ante una gran oportunidad que hay gestionar. La automatización generará, por ejemplo en el sector terciario, 900.000 empleos para los que se requerirán altos conocimientos informáticos, habilidades comunicativas y una gran versatilidad y flexibilidad. Es solo cuestión de adaptarnos a este crecimiento que nos plantea la Transformación Digital, con previsión y de forma responsable.

Un ejemplo muy claro de esta robotización productiva está en los almacenes de Amazon. Para colocar y sacar los productos de sus estanterías y mandarlos al empaquetado previo a su envío, la empresa de Jeff Bezos no utiliza trabajadores, sino pequeños robots llamados “Kiza” que recorren una y otra vez los pasillos. Programados previamente, los robots de Amazon llevan los pedidos hasta empleados que los empaquetan y los mandan al domicilio deseado vía repartidores.

Otro ejemplo de Transformación Digital lo tendremos cuando los coches inteligentes de Google sean una realidad, cuando la realidad virtual esté totalmente integrada a nuestro día a día o cuando los call center pasen a ser gestionados en su totalidad por asistentes virtuales. Cambios que se irán imponiendo gradualmente, y a los que tendremos que adaptarnos, integrándolos en nuestro negocio ya que una actitud de rechazo o intolerancia solo generará dificultades de acceso a los mercados.

Ante todas estas situaciones, los asistentes al foro debatieron sobre el papel que los actores públicos y privados deben jugar en la Cuarta Revolución Industrial, sobre las responsabilidades de los gobiernos, empresas, aseguradoras, diseñadores, fabricantes y consumidores, y asimismo sobre los posibles riesgos que traerán estos cambios tecnológicos a la sociedad.

En el evento también se analizaron las ventajas que genera la Transformación Digital. La democratización de la tecnología ha permitido el acceso de cientos de empresas a los mercados. Hoy, gracias a las nuevas tecnologías, muchas pymes y startups están logrando avanzar y hacer crecer su empresa a una velocidad impensable hace unos años. Si analizamos, por ejemplo, las empresas que hoy integran el ranking Fortune 500 vemos compañías que tardaron alrededor de 20 años para llegar a los mil millones, Google había alcanzado esta cifra a los ocho años de su creación y otras como Uber o Snapchat lo han logrado en tres años o menos. La Transformación Digital es el motor que ha hecho posible estos logros.

 

Una apuesta de presente y futuro

Para seguir estudiando este fenómeno desde todas sus aristas, desde Davos, en colaboración con Accenture, han lanzado Digital Transformation Initiative, una iniciativa que ofrecerá perspectivas únicas sobre el impacto de las tecnologías digitales en el negocio y la sociedad durante la próxima década y que además trabajará para asegurar que la digitalización abra nuevos niveles de prosperidad para la industria y la sociedad.

En el propio Foro se presentó el primer informe de esta iniciativa que entre algunas de sus conclusiones asegura que el coste descendente de tecnologías avanzadas es una característica fundamental de la revolución digital, lo que a su vez, juega un papel importante en la aceleración de la innovación. Y ha identificado las siete tecnologías clave mayor impacto tendrán en la industria: la inteligencia artificial, los vehículos autónomos, el Big Data y la nube, los robots y los drones, las plataformas de social media, la fabricación a medida y la impresión en 3D y el Internet de las cosas (IoT). Todas ellas, como muestra el gráfico, coinciden con los factores de cambio que más impactarán en los negocios según Future of Jobs.

Tendencias en 2017

Mientras que el cambio inminente es muy prometedor, los patrones de consumo, la producción y el empleo creado por él también plantean importantes desafíos que requieren adaptación proactiva por empresas, gobiernos e individuos.

En GreenByte estamos convencidos que la Transformación Digital es una gran oportunidad y, en este sentido, ayudamos a las empresas a integrarla y trabajar con ellas para crecer y mejorar sus resultados. Tenemos claro que al incorporar las nuevas tecnologías, acompañadas de las nuevas lógicas de gestión que traen consigo, las empresas consiguen tener un negocio más eficiente, un negocio con futuro.

Comparte!

Comparte este post con tus amigos!